Cada mañana desayunamos con cientos de personas

y hablamos sobre vender en Amazon

 

 

Si quieres ser una de ellas, antes lee esto

esto es importante

 

Cada mañana, de lunes a viernes, 

bajo a desayunar a un bar que tengo cerca de casa,

en ocasiones me tomo un café de 15 minutos,

otras veces lo acompaño con una tosta de salmón y aguacate, 

y lo alargo hasta los 30 minutos.

 

 

Bien,

 

 

una mañana, mientras desayunaba, se me acerca un chico,

que resulta que había asistido a una de nuestras clases online.

 

Me hizo especial ilusión, nosotros apenas invertimos en publicidad, 

nos conoce muy poca gente, no buscamos más,

 y coincidir con alguien que se pare a darte las gracias

fue algo que me impactó.

 

 

Esa mañana me había pedido solo un café,

pero empezamos a hablar, le invité a unirse a mi desayuno, 

y terminó siendo un desayuno de café con tosta.

 

 

El caso es que pasamos un rato que nos sirvió mucho a ambos,

yo le ayudé a resolver algunas dudas que él tenía, y que no nos llegó a preguntar en su momento,

y eso me sirvió a mi para modificar partes de nuestra clase, y que quedara todo mucho más claro desde entonces.

 

 

 

A la mañana siguiente volví dónde siempre a desayunar, 

esta vez con mi portatil, y con ganas de ayudar y aprender no de una única persona,

sino de bastantes más. 

 

 

Escribí a varias personas de nuestra base de datos 

para proponerles recibir un correo diario que les ayudara como vendedores en Amazon

a cambio de recibir su feedback.

 

 

Muchas dijeron que sí, 

les sirvió,

nos sirvió,

y abrimos la posibilidad de apuntarse a más personas.

 

 

 

Desde entonces, cada mañana, en cada desayuno, 

abro nuestra lista de correos llamada “Desayuno con Rankyra”, 

creo un nuevo correo en blanco

y me pregunto…

 

 

“Si estuviera desayunando con alguien como Javi

(El chico que me reconoció y que me acompañó en aquel desayuno),

que quiere vender de manera profesional en Amazon,

 ¿Qué le contaría en este breve periodo de tiempo?”

 

 

 

Entonces escribo durante 15 o 30 minutos,

dependiendo de si toca solo café o me apetece también una tosta, 

y envío lo que ese día me ha parecido interesante compartir

 a todos los que están en el grupo.

 

 

Si crees que puede ayudarte,

te ofrezco la posibilidad de desayunar juntos cada mañana.

 

 

Es una manera estupenda de 

conocer las buenas prácticas de todo vendedor en Amazon,

 de que nos conozcas mejor,

y de que también nosotros podamos conocerte

(verás a lo que me refiero si solicitas suscribirte).

 

Ahora mismo la posibilidad de apuntarte al grupo está abierta,

 y puedes hacerlo aquí:

 

Hablaremos sobre la realidad de vender en Amazon, 

aquí, en el mundo real.

 

Donde facturación no es lo mismo que beneficio,

donde existen los gastos de transporte,

donde existen las comisiones que pagar a Amazon,

donde existen los impuestos,

donde existe la competencia,

donde utilizamos herramientas y metodologías para basar nuestras decisiones en datos,

donde tus resultados van a depender de tu dedicación.

 

 

Tanto si acabas de enterarte de que se puede vender en Amazon,

como si llevas tiempo haciéndolo,

de lo que vamos a hablar 

te va a servir.